¿En qué se diferencia el muesli y la granola?

Tips Nutrición

¿En qué se diferencia el muesli y la granola?

Publicado por: Periodista Ximena Alarcón

Fecha: 20 enero, 2018

Hoy en ViveZana.com te vamos a contar las principales similitudes y diferencias, entre el muesli y la granola.

No hay duda que tanto el muesli como la granola se convierten en una opción excelente tanto para el desayuno como para la merienda. Esta es una de las principales cosas que tienen en común.

Ambas opciones se elaboran con cereales a base de granos, a los que se les añade frutas (las más comunes son la manzana, el coco o las uvas, sobre todo en su versión deshidratada o secas) y frutos secos (habitualmente almendras laminadas, avellanas y nueces).

Unido a los distintos beneficios nutritivos que aportan, dado que ambas opciones destacan por su aporte en hidratos de carbono complejos, vitaminas (principalmente del grupo B), y una interesantísima cantidad de fibra.

Eso sí, también poseen una cuestión negativa en común: debemos tener cierto cuidado con los productos que encontramos en la mayoría de los supermercados (como veremos detenidamente en un apartado posterior).

¡Atención!

La granola es una combinación de copos de avena (u otros cereales), frutas, frutos secos y miel, que se tuestan en el horno.El muesli posee una textura más suave y fina, al elaborarse con cereales crudos, no siendo tostados al horno.

Debemos tener cuidado con la mayoría de productos de muesli y granola que encontramos en los supermercados, ya que muchos de ellos contienen una cantidad increíblemente grande de azúcares. Es más, en el caso de la granola, al ser elaborado con aceite puede contener aceites refinados.

La principal diferencia con la granola es que el muesli originalmente no se tuesta o se cocina al horno, aunque sí es posible hacerlo. En cualquier caso, desde un punto de vista nutritivo, aporta una menor cantidad de azúcares y grasas.

Etiquetado

Lo primero que debemos hacer es leer bien la etiqueta del producto que vayamos a adquirir, e indagar acerca de los ingredientes que contiene. Si observamos en su composición ingredientes como azúcar, jarabe de glucosa, aceite de girasol refinado o aceite de palma, lo mejor es desecharlo.

Entonces, ¿qué hacer?

Sin ninguna duda, lo más adecuado es elaborar nuestro propio muesli o nuestra propia granola en casa, utilizando para ello ingredientes cien por cien naturales. O bien, fijarnos bien en las opciones que compremos y escoger solo las más saludables.