Granola casera con miel

RECETAS

DESCRIPCIÓN

INGREDIENTES

  • 3 tazas de avena integral (hojuelas)
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de aceite de coco o de canola
  • 2 cucharadas de azúcar rubia
  • 1 taza de almendras laminadas o picadas (puedes usar nueces o maní si quieres)
  • ½ taza de semillas de zapallo (puedes usar de maravilla, linaza o la que quieras).
  • ½ taza de cranberries deshidratados (también puedes usar pasas o algún fruto deshidratado)
  • ¼ taza de coco rallado
  • ¼ de taza de sésamo tostado
  • ½ taza de quínoa inflada (conocida también como quínoa pop o pipoca)
  • Papel mantequilla

INSTRUCCIONES

  • Primero, debes derretir o templar la miel y el aceite de coco, para que ambos queden en estado líquido (con unos segundos en el microonda bastará).
  • Precalienta el horno a 180º C.
  • En un bowl grande, vierte la avena junto a la miel, el aceite de coco y el azúcar. Revuelve suavemente con la ayuda de una espátula o cuchara de palo, hasta bañar por completo las hojuelas (de esta forma, se caramelizará la avena).
  • Luego, integra las almendras, las semillas de zapallo, el sésamo y el coco rallado (el resto de los ingredientes se añaden después del horneado). Revuelve suavemente para unir todos los ingredientes.
  • En una fuente para horno, dispone el papel mantequilla y sobre este, esparce la mezcla que tienes en el bowl de manera uniforme. Lleva la mezcla al horno por 10 minutos o hasta que notes que comienza a dorarse. Retira del horno y deja enfriar.
  • Luego, en un frasco de vidrio idealmente, vierte la granola horneada junto a los cranberries y la quínoa. Mezcla suavemente y guarda tu granola. Esta durará unas 2 semanas (o un poco más) sin problemas, siempre y cuando esté bien almacenada (en el frasco sellado y lejos del sol directo).
  • Disfruta junto a fruta fresca y algún yoghurt natural o leche.

PORCIONES

18 a 20

DIFICULTAD

avanzado