¿Tendré problemas al hígado?

Tips Saludables

¿Tendré problemas al hígado?

Publicado por: Periodista Ximena Alarcón

Fecha: 28 febrero, 2018

¿Sabes cuáles son los síntomas de tener un problema en el hígado? Hoy en ViveZana.com te invitamos a que descubras qué señales te puede dar este órgano para saber si tienes problemas hepáticos o alguna enfermedad que lo afecte.

Muy importante

El hígado es un órgano imprescindible para la vida. Realiza y lleva a cabo cada día cientos de importantísimas funciones, entre las que destacan el almacenamiento y la liberación del azúcar en la sangre, el almacenamiento de las grasas, la secreción de la bilis o la eliminación de impurezas de la sangre.

¿Cuáles son las enfermedades del hígado más comunes?

Hígado graso: El hígado graso (que puede ser alcohólico o no alcohólico) es una de las patologías hepáticas más comunes, consistente en la acumulación excesiva de grasa en este órgano, lo que puede ocasionar su inflamación y agrandamiento, y que con el paso del tiempo se torne en cirrosis o en cáncer hepático. Puede estar causado por un consumo de alcohol regular en el tiempo (no tiene por qué ser excesivo), o por el mantenimiento de una dieta poco equilibrada, rica en grasas y un exceso de peso.

Cirrosis: Se estima que alrededor de 30.000 personas fallecen cada año como consecuencia de esta afección. Consiste en una enfermedad crónica e irreversible hepática, producida debido a la destrucción de las células del hígado, y a la producción como consecuencia de ello de tejido nodular y fibroso, lo que impide su funcionamiento correcto.

Hepatitis víricas: La hepatitis es una afección igualmente común causada por virus que afectan al hígado, ocasionando su inflamación. Destacan la hepatitis A, B, C y D, aunque tanto la hepatitis B como la hepatitis C son consideradas las más graves.

Hemocromatosis: Se trata de una enfermedad que puede ser hereditaria o adquirida. Consiste en un aumento de la absorción de hierro a través del intestino, ocasionando su acumulación en distintos órganos del cuerpo. Por ello puede derivar en diabetes, cardiopatías o cirrosis.